"Bienvenido Invierno!"

08 octubre 2013

LAS COLMENAS FIJAS

Como continuación de lo expuesto en el apartado curiosidades, Colmenares en Espinosa de Cerrato, de esta misma página, hoy toca hablar un poco de la recolección de la miel.

Sabéis de mi afición por la apicultura, lo mismo que mi hermano Luis, afición que nos viene de herencia, pues mi padre adoraba a estos animales.

Yo creo que en toda Castilla ya no quedará un colmenar de colmenas fijas, como eran las de antes y que se cataban en Febrero, hacia las Candelas. Ahora son todas móviles, metidas en cajones hechos expresamente para ello, con sus alzas o medias alzas y que se catan a mediados o finales de Agosto y a veces dependiendo del tiempo se las da un repaso a finales de Julio y otro a finales de Septiembre.
Bueno pues ahora los colmenares suelen estar formados por un número indeterminado de colmenas, metidas en estos cajones y situados entre pinos u otros árboles que las den un poco de cobijo en invierno y algo de sombra cuando arrecian los calores.

Un poco como se ve en la imagen. En cuanto al número puede variar de una o dos hasta varias decenas de estos cajones, si bien es verdad que últimamente cada vez menos, pues una serie de enfermedades se están cebando en estos maravillosos animales y les está diezmando de mala manera.
Quizás sea el hombre el causante de estas enfermedades y si es así, como parece ser, pagará un precio muy alto por ello si no cambia la tendencia.

Está claro que lo primero que se prepara es el ahumador. Es algo imprescindible. Gracias al humo se mantiene a raya a estos animales, que no sabéis cómo se ponen a veces de rabiosos, sobre todo cuando se dan cuenta que les estás robando su alimento y arrecia el calor.

Una vez pertrechado con el correspondiente traje, una buena careta y unos guantes apropiados, es decir, todo lo imprescindible para que estos animales no te puedan picar, y puedas hacer el trabajo de una manera tranquila, aunque tengas miles de estos animales a tu alrededor , pues manos a la faena, se destapa el cajón y se empiezan a sacar los cuadros o panales que haya en cada alza, procurando que dichos panales están bien operculados, pues eso nos indica que  efectivamente ya están a punto para poderlos sacar. (Se dice que están operculados cuando cada celdita está tapada con una finísima telilla que impide que la miel salga de la celda).

Una vez destapado el cajón inmediatamente entra en funcionamiento del humo. Este hace que las abejas vayan a los cajones inferiores y esto facilita enormemente el trabajo, pues cuanto menos abejas haya mejor se trabaja.
Se saca el primer panal y con un cepillo apropiado se barre con sumo cuidado las abejas que haya en el mismo. Hay que tratar con todo el mimo a estos animales. Ahora son mínimas las abejas que mueren durante la cata, a diferencia de lo que ocurría cuando las mismas eran fijas.

Perfectamente limpio el panal,  se mete en otro cajón para posteriormente llevarlos hasta donde se vaya a extraer la miel.

En este panal de la fotografía se ve perfectamente cómo está prácticamente todo él operculado, a excepción de un poco en la parte inferior derecha. Precisamente he puesto este panal con la operculación no completa del todo para que veáis en qué consiste la misma.Y así se van sacando todos los panales.

En los cajones superiores es muy difícil encontrar panales con puesta, pues la misma suele estar en panales de cajones inferiores, en el primero y en el segundo, algunas veces, no muchas, hasta en el tercero.
>Los panales con puesta no hay que catarlos, hay que dejarlos hasta que las abejas salgan de las celditas en las que se están formando.

En esta fotografía de la izquierda veis perfectamente cuál es un panal con puesta. En cada una de las celditas más claras y que están selladas, se está formando una futura abeja que en este panal en concreto y dado el color del sellado, en cuatro o seis días saldrán de la misma y contribuirán a aumentar tremendamente los habitantes de esta colmena.



Otro panal, el de la izquierda, con muchísima puesta. En concreto en esta colmena quizás hubiera ocho o diez panales así. Imaginaos que en cuestión de una  semana que hayan salido prácticamente todas las abejas de estas celdas cómo se pondrá de “ganado” esta colmena. Impresionante.
Hay que dejarlas también panales o cuadros con miel que las sirva de alimento de cara al invierno y al fin de las floraciones. Es bonito ¿verdad?.

Se trasladan los panales ya limpios de abejas al lugar donde se va a proceder a su extracción. Y por supuesto que lo primero que hay que hacer antes de meterlos en el centrifugador es desopercularlos.
¿Cómo se hacer eso? Pues utilizando diferentes técnicas, aunque generalmente se hace utilizando una especie de peine con púas de fino hierro, tal como podéis apreciar en la fotografía siguiente:


A medida que se van desoperculando se pueden ir metiendo de cuatro en cuatro en el centrifugador. Es un instrumento de acero inoxidable, con un engranaje en su interior que gira a bastante velocidad movido por una manivela. En las fotos siguientes se puede ver perfectamente.


La fuerza de la centrifugación hace que la miel salga de los panales disparada hacia la pared del centrifugador y va saliendo por la parte inferior. Donde es recogida en distintos recipientes habiendo pasado antes la miel por coladores donde se quedan ceras,   y algún que otro elemento, quedando la miel completamente limpia.
Finalmente esta miel se echa en los llamados maduradores, recipientes de acero inoxidable donde permanece durante unos siete u ocho días y donde las finísimas partículas de cera que todavía habían pasado por los coladores, suben a la parte superior de estos recipientes, facilitando su limpieza.



ecoestadistica.com