"Espinosa de Cerrato (Palencia)"

07 noviembre 2017

HOMENAJE DE MOISÉS A VICTORIANO PASCUAL PASCUAL

Con el fallecimiento de Victoriano Pascual Pascual el pasado 18 de Agosto de este año en Valladolid, recibimos un emotivo e-mail de Moisés Rodríguez Pascual (hijo del difunto Argimiro) y que coincidió con él en la congregación de los Hermanos de la Sagrada Familia. 

Os dejamos íntegro el texto recibido por Moisés y que sirva como pequeño homenaje a la labor realizada por Victoriano (hermano Laureano) durante su vida.

A lo largo de nuestras vidas nos relacionamos con toda clase de personas. Algunos somos lo que somos gracias al contacto con otras personas que nos han ayudado a crecer y a madurar.
En todo grupo humano siempre hay personas que destacan, que siempre “salen en la foto”, que hablan, ¡a veces demasiado!, que se quieren significar… Pero también hay personas que no aparecen, que no hacen ruido, que hablan poco, pero que trabajan. Son personas discretas, sencillas, que no buscan ser protagonistas, sino servir. No tiene apetencias desmesuradas ni se buscan ellas mismas, siempre mantienen la paz en su corazón. Su único premio es la satisfacción es la de haber aportado algo positivo.
Victoriano fue una de estas personas. En mis años con los Hermanos de La Sagrada Familia tuve la suerte de ser compañero suyo.
El Hermano Laureano, así es como se llamó desde el día de su primera profesión como religioso, comunicaba la fuerza y la bondad de Dios. A su lado todos nos sentíamos mejor porque hacía aflorar lo positivo que cada uno de nosotros llevaba dentro. Estar con él era imposible ser malo, tener miedo o estar triste, porque irradiaba paz, confianza, bondad y alegría y te contagiaba.
Fue una persona que trabajó mucho pero se distinguió más por su amor a la congregación a la que pertenecía, a quienes fuimos sus compañeros de comunidad, a quienes fuimos sus alumnos de francés y a su quehacer diario. Preparaba meticulosamente sus clases tanto en contenidos como en metodología. En los colegios por donde desempeñó su labor siempre se le veía rodeado de adolescentes y jóvenes a quienes inculcó el amor al deporte y entrenó en el balonmano, llegando a conseguir grandes campeonatos en las competiciones a nivel local, provincial, regional y nacional. En sus equipos se formaron infinidad de jóvenes que más tarde fueron grandes figuras en la élite del balonmano catalán y español. El actual seleccionador nacional de este deporte fue alumno suyo.
Gastó su vida amando y sirviendo a los demás con sencillez, sin estridencias, para hacer que este mundo fuera más humano. Descanse en paz.

Gracias Moisés por dejarnos compartir con todos éste recuerdo y homenaje a Victoriano .

Dejamos también una poesía que escribió Victoriano Pascual a Espinosa de Cerrato y que nos la hizo llegar en el 2008:

Espinosa de Cerrato
Espinosa de los cerros,
hombres a la tierra atados,
y tesón como de Hierro.

Eres un pueblo de encanto
en la loma recostado,
protegido por tu Santo,
San Martín el buen soldado.

Viéndote desde el cotarro
que llaman Santa Lucia,
se diría un despilfarro,
de exposición cada día.

Brillan al sol los tejados,
delante esta la arboleda,
está todo preparado
para plasmarlo en la tela.

El río Franco que besa
los pies de tu Barrio Bajo,
es un don que Dios te deja
para premiar tu trabajo.

Cuando el agua clara y limpia
encuentra libre el espacio,
¡Cómo se embola la vista
reflejándose despacio!

Cantarina y salpicante,
canta el agua de placer,
¡Dejadla que burbujeante
sin trabas pueda correr!

La hermosa Vega que bañan
las aguas del rió Franco,
son un regalo que claman
dedicación y entusiasmo.

Hay en ella varias fuentes
que pugnan por dar mas vida,
¡Dichosos de los oyentes
que atiendan esta porfía!

Si el prado te viene en gana
puedes saltar de alegría,
elástico como la cama
es el de la Vega mía;

La turba que yace abajo
resulta muy interesante,
brincas sin mucho trabajo
y se conmueve al instante

Mas ¡Ay! que este pueblo mío
inquieta tiene su alma,
¿Recobrará poderío
O será un pueblo fantasma?

¿Qué sucede?¿que acontece?,
se perdió la voluntad,
que la ilusión fortalece
para hallar continuidad?

Donde está la juventud,
numerosa y confiada,
que con su propia inquietud,
gloria y esperanza daba?

Tenéis gente competente,
agilizad las ideas,
buscad quien las complemente,
Poneos a la tarea.

Con flexible dirección
y apoyo de los vecinos,
a buscar la promoción
de Espinosa y su destino.

Espinosa de Cerrato,
todos los espinosiegos
queremos ver tu retrato
y a tus hijos andariegos,

celebrando y a porfía,
esa imagen clara y bella
que el cerro de “Santa Lucía”
ofrece, y vernos en ella.

Aquellas escuelas llenas
que fuerza y bien prometían,
¿Quién las dejo hechas una pena
descompuestas y vacías?

¿Quién creyó solucionar
con las máquinas la vida,
siendo que hay que funcionar
con ilusión creativa?

¡Vagones de producción
y con las almas vacías…!
¿Donde esta la dirección
para poner savia viva?

¡Surja el vigor juvenil
en las mentes ya cansadas,
parad el tiempo senil,
no se puede “no hacer nada”!

El tiempo no tiene años
Dios nos lo da sin medida,
tiremos los desengaños
y apostemos por la vida.

Ilusión, fraternidad,
tener viva la esperanza,
proyectar comunidad
que a la juventud alcanza.

Entre todos programar
sin rencillas ni partidos.
Buscar el bien general
y trabajar siempre unidos.

La envidia mata a los hombres,
el egoísmo es fatal.
no idealizar los nombres
y entre todos avanzar.

Potenciar la Vega, el Río
y sus fuentes adyacentes,
dando la ilusión y el brío
que hagan reír a las gentes

Hacer en común sentir
a esa juventud que huye,
que el pueblo es común vivir,
no gente que se diluye.

Buscar con esa riqueza
que aporta la agricultura,
que jóvenes en la brega
Manifiesten su cultura.

Hay zonas que repoblar,
probar cultivos diversos
y para experimentar…
escuela para conversos.

Falta un museo del campo,
con los antiguos aperos,
que seria un bello canto
y homenaje muy sincero

a quienes con su trabajo,
y doblando al sol la espalda,
barrio arriba, barrio abajo,
lo llenaron de esmeraldas,

es decir piedras preciosas
que engarzan a la familia:
“los hijos”, que son las rosas,
que antes diera nuestra villa.

San Martín el buen soldado,
y la Virgen del Saúco,
auxilio nos han brindado
brindémosles nuestro fruto.

San Martín nos ha mostrado
su ejemplo de humanidad,
y la Virgen va velando,
por vernos en hermandad.

Fieles a nuestros patronos
carguémonos de ilusión,
si bien honramos sus tronos,
nos darán su protección.

Victoriano Pascual.


Descansa en Paz, Victoriano.



0 comentarios :

ecoestadistica.com