"Bienvenido Invierno!"

07 noviembre 2015

BEATIFICACIÓN DE EZEQUIEL ÁLVARO DE LA FUENTE

Como ya nos hicimos participes en esta página, en el apartado de periódicos, el sabado 3 de Octubre del 2015, la catedral de Santander acogió el acto de beatificación de 18 religiosos de la orden del Císter que fueron asesinados –arrojados al mar en la bahía de esa ciudad norteña– entre los días 2 y 3 de diciembre de 1936. Tres de esos monjes eran palentinos y pertenecían al monasterio de Santa María de Viaceli, en Cóbreces (Cantabria), abadía que pertenece a la orden del Císter, y de donde fueron expulsados antes de ser asesinados y sufrir vejaciones y ultrajes.
Los religiosos fueron beatificados como mártires, ya que murieron por odio a la fe (‘in odio fidei’). El acto fue presidido por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

 Los religiosos palentinos son: 
-. Jacinto García Chicote (fray Eustaquio), religioso profeso, nacido el 16 de agosto de 1891 en Támara de Campos.
-. Emérico Martín Rubio,  novicio, nacido el 4 de noviembre de 1913 en Espinosa de Villagonzalo y que en el monasterio se llamaba fray Marcelino, fue primero encarcelado y luego liberado, hasta que de nuevo fue arrestado y terminó siendo asesinado. «A través de las cartas dirigidas a una tía, monja cisterciense, se puede observar el proceso martirial de él y de todos sus compañeros. Abierto y alegre, no ocultó su condición de religioso en el momento de su detención final», según los apuntes de la biografía de este nuevo beato palentino.

Y por último el espinosiego:
-. Ezequiel Álvaro de la Fuente, religioso profeso, nacido el 21 de mayo de 1917 en Espinosa de Cerrato (Palencia), tenía 19 años cuando fue asesinado. Ezequiel fue el más joven de todos los mártires asesinados en la bahía de Santander. «A pesar de su juventud, llevó con entereza los vejámenes sufridos junto al resto de sus compañeros»,

Buscando y analizando en el árbol genealógico que hemos ido construyendo tras tiempo de dedicación, hemos conseguido sacar las ramas familiares de este nuevo beato espinosiego.
"Era hijo de Ezequiel Alvaro y de María Cruz de la Fuente. Tuvo una hermana, llamada Anacleta Alvaro de la Fuente, que falleció antes de cumplir los dos años. (Los datos que pongo a continuación van destinados sobre todo a las personas un poco mayores del pueblo para que le centren pues quizás algunas se acuerden de él: Su padre, Ezequiel, tenía una hermana llamada Agueda, casada con Román Pascual, por lo tanto tíos carnales del joven fraile y por lo tanto una hija de este matrimonio, Eusebia Pascual (la Sastra) prima carnal del mismo. Su madre, Maria Cruz, murió muy joven, con 38 años, por lo que su padre, Ezequiel contrajo segundas nupcias con Andética Alvaro Alvaro, viuda, madre a su vez de dos hijos Ismael Pascual Alvaro (padre de Engracia) y Constantino Pascual Alvaro (padre de Francisco y de Luisa) y por lo tanto hermanastros del joven fraile. Espero que con estos datos os haya quedado clara la identidad del mismo)."

Solamente añadir que es un orgullo para Espinosa ser el pueblo de un segundo Beato juntamente con Florencio Arnaiz.

La causa de beatificación de estos monjes arrancó en 1996, y tras recibir el voto favorable y unánime de los teólogos de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos. Junto a Angelo Amato, la misa fue celebrada, entre otros obispos, el de Santander, (el palentino Manuel Sánchez Monge)

Desde Palencia se desplazarán el administrador diocesano, Antonio Gómez Cantero, y  el abad de San Isidro, Juan Javier Martín. El monasterio de Viaceli fue fundado por monjes de la abadía de Santa María del Desierto (Francia), que también fundaron el de Dueñas.


ecoestadistica.com