"Bienvenido Invierno!"

19 febrero 2016

ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES EN ESPINOSA DE CERRATO A LO LARGO DEL TIEMPO

Espinosa de Cerrato ha contado, a lo largo de sus años, con siete establecimientos comerciales que suministraban en su día y suministra, la única que hay en la actualidad, alimentos y demás necesidades cotidianas a los habitantes de Espinosa de Cerrato.
A parte, ha contando con multitud de establecimientos que mantendrían y mantienen económicamente a los distintos vecinos de Espinosa en su historia mas reciente y que pasamos a enumerar.
Seguro que nos dejamos en el tintero algún establecimiento. Que decir, que si alguno recuerda alguno más, anécdotas sobre ellos o fotos... nos encantaría recibirlas y compartirlas con todos. 

COMERCIOS:

1.- El comercio del señor Delfín Ronda Pérez, nacido en 1903 y fallecido en 1988 y de Antonia Arnaiz Cejudo, 1903, fallecida 1979.
Siempre, que yo recuerde, tuvo el comercio en la casa hecha de adobe, que hace esquina con la calle del Campillo Bajo, prácticamente en frente de bar, o Centro Social.
En este comercio los críos pequeños, cuando estábamos en la escuela, encontrábamos de todo lo que necesitábamos. Me imagino que también los mayores.


2. - El del señor Alfredo Ronda Pérez, (Hermano de Delfín, 1899-1971) y de Teódula Palomo Yáñez,
Tenían el comercio en la esquina de la Puerta del Sol en la calle que va a la Plaza, en frente del comercio de Abilio y de Nati.


3.- El de Abilio Ronda y el de Nati Alonso. En la puerta del Sol.
En este se vendían telas, sábanas, y cosas de droguería, mercería, etc.
Hoy únicamente vivienda de este matrimonio.


4.- El de Florencio Ronda y Rosa Pérez, justamente debajo del atrio de la Iglesia y que hace esquina con la calle San Frutos y la de la calle del Infierno, que no sé si se seguirá llamando así. Hoy ya también convertida en vivienda.


5.- El de Severino Álvaro Pinillos, 1909-1990, y Eloya Álvaro Pérez, 1911-2005.  Estaba situada en la calle del Mesón (calleja que baja desde la casa de la Abilia hasta la del Isidoro). A mitad de camino de esa callejuela, y a la altura donde hace una "L", ahí se situaba este comercio)

6.- Elisa Álvaro Ronda (1875-1957), casada con Eladio Gil Cejudo (1878-1934). Tuvieron una pequeña tienda, sitaba en una casita pequeña que había entre las casas donde han vivido Ramón y Flora, hoy de los hijos, y la de Miguel Pinillos. Hoy no queda nada de esa casa ya que habrá sido absorbida por una de las dos casas adyacentes. Ponemos la foto donde se situaría este comercio entre las dos casas.



En la tienda vendían sobre todo material de escuela, pizarrines, lapiceros, pizarras, gomas, etc. etc. Eran los padres, por ayudar a los más mayores a situarles genealógicamente, de Baltasara, mujer de Mario y de Félix Gil, casado con Justa Bravo. 

7.- Ultramarinos “ISABELITA PASCUAL”, que ya lleva unos cuantos años abierto, concretamente desde el año 1985 o 1986, dos años después muere Pablo en el 1988 y Adelia e Isabelita continúan un año más con el bar y el estanco, hasta que en el 1989 lo cierran. Estos ultramarinos, los únicos activos en el pueblo de Espinosa de Cerrato, están situados detrás del ayuntamiento y haciendo esquina frente a la iglesia.  


También, Cesar Vital nos comenta:
Mis padres Martín Blanco González y Juliana Pérez Fuentes, tuvieron un comercio (ropa, calzado, hilaturas, telas, vestidos, rebecas, sábanas, ropa interior, calcetines etc.etc.) en la casa que sale en la foto junto a la panadería de Maximino, aproximadamente en estos años 1940/1957.
Tanto el comercio de Delfín como el Martín, tenían una característica común, que eran visitadores de todos los pueblos de alrededor. Iban con su pequeño comercio en un carro con toldo, lo llevaba una caballería y reata para subir las cuestas empinadas. Cada día de la semana tendían sus productos, en Royuela, Cobos, Torrepadre, Antiguedad..., entre ellos se asignaban el día de la semana para no coincidir en la misma plaza. 
Un pregonero, normalmente el alguacil del pueblo bandeaba la ubicación y el producto. Posteriormente es cuando se establecieron Florencio y Abilio (suceden a Delfín su padre) que se motorizan y siguen visitando los pueblos con sus furgonetas y mercancías, dejando el carro de mulas.

Image Hosted by postimg.org
CARNICERÍAS:

 1.- Samuel de la Fuente de la Cruz (1899-1983) y Esperanza Ronda Pérez (1902-1981), situada en la esquina de la Calle del Infierno con la calle Bajera. Siempre he conocido allí esta carnicería, abierta hasta que el señor Samuel fue cumpliendo ya sus años y cerró yo creo que allá por los años finales de la década de los sesenta.


2.- La carnicería señor Ovidio Pinillos Álvaro (1897-1959) y Perpetua Martín de la Villa (1898- ¿?) oriunda de Royuela de Río Franco.
Siempre, que yo recuerde, estuvo esta carnicería en la calle Pedro Martínez, bajando por esta calle a la izquierda y un poco antes de llegar a la Iglesia y hoy vivienda de vacaciones de uno de sus hijos, Graciano Pinillos.
La recuerdo con un gran portalón donde a veces temía colgadas vacas enteras, ya solladas. Falleció el señor Ovidio en el 1959, por lo que sería en esta época o algo antes cuando se cerró esta carnicería.


 3.- La carnicería de Claudiano de la Fuente Ronda, nacido en el 1934, y Perpetua Pinillos Alonso (1925), oriunda de Santa María del Campo (Burgos).
Carnicería que se abriría hacia finales de la década de los cincuenta y abierta yo creo que casi hasta finales de la década de los noventa y que durante muchos años fue la única carnicería que hubo en Espinosa.
Está esta carnicería, y en la actualidad sigue el edificio, vivienda de Claudiano y familia, en la calle Redonda, justamente al lado de donde estuvo el antiguo Ayuntamiento y en frente del ya mentado bar de Amadeo y de Lorenza. Este edificio, antes de ser ocupado por Claudiano y familia, fue la vivienda de Julián, el conductor del autocar que nos llevaba a Palencia y su esposa Camila y de sus hijos.


4.- También durante unos años, yo creo que pocos, tuvo carnicería el señor Aurelio Álvaro Pérez y Nicéfora Álvaro Pérez. En la calle de la Puerta el Sol y donde también tenían en la parte superior del edificio el bar al que ya hemos hecho referencia anteriormente.

5.- Existió otra carnicería en una pequeña casa que había en la plaza, entra las casas de Julián e Isabel y la hecha hace unos años por Trifón. Los propietarios de la carnicería era el matrimonio compuesto por Evaristo Álvaro Arnaiz, apodado el tió Rojillo y Dorotea Pascual Pérez.

6.- Y finalmente también existió otra carnicería en la calle que va desde la plaza hasta la Puerta del Sol, donde más tarde vivieron Máximo Álvaro y Vitorina Álvaro. Esta carnicería estuvo regida por Eusebio Álvaro Ronda (1862-?), conocido con el apodo de Lilailas, y su esposa Nicanora Arnaiz Pérez (1862-1900).


7.- También Gregorio Muñoz y Andrea Alonso tuvieron una carnicería donde en la actualidad viven Abilio y Nati. Así mismo vendían vino, licores, aceite y otros productos.

8.- Haremos también una mención, aunque estuvo abierta muy poco, no creo que llegara a los dos años, a la carnicería que abrió mi tío Valentín y mi tía Maxima en la casa donde en la actualidad vive Teófilo Pérez, en frente de Ultramarinos Isabelita.


Image Hosted by postimg.org
PESCADERÍAS

nº1.- La Pescadería de Camila, mujer de Julián, el conductor del autocar que comunicaba el pueblo con Palencia,
Siempre estuvo ubicada en la casa al lado del ayuntamiento viejo y que posteriormente sería la carnicería y vivienda de Claudiano.
Así como en estos momentos estoy viendo la cara de Julián y Camila, el matrimonio y las de algunos de sus hijos, no tengo el más mínimo recuerdo de la pescadería.

nº2.- La Pescadería de Luciano de la Fuente Pascual. Tuvo la pescadería unos cuantos años, calculo que hacia el 1963-64 hasta mediados de los setenta y tenía en despacho en la casa de la carretera que es su vivienda.


nº3.- La Pescadería de María Inmaculada Revilla Ramos. Ubicada en el Puerta del Sol, casi en frente de la casa que fue de Aurelio Alvaro, abrió la actividad pescatera hacia el 1990, año arriba año abajo, permaneciendo abierta hasta el 2011, más de 20 años.



nº4.- La Pescadería de Cesar Pascual Cejudo. Creo que abrió hacia 1965-66 y durante unos cuantos años lo despachó en la casa de mis padres, en la Placetuela. 



Image Hosted by postimg.org
GUARNICIONERÍAS 

 nº1.- La Guarnicionería de Lorenzo Bravo Pascual (1874-1957), casado con Bernarda González Rey (1864-1948), oriunda de Monforte de Lemos (Lugo) y ambos abuelos de Santiago y de Pilar Cejudo Bravo.(?)

nº2.- La Guarnicionería de Zenón Cejudo Pinillos, (1918- ?) y Serviliana Álvaro Pérez (1920-2000). Situada en la calle creo que se llama hoy San frutos, la que está justamente debajo del atrio de la Iglesia. Pues bajando por esa calle ahí estaba esta guardicionería, en frente de la casa de su suegra, o sea de la madre de Serviliana, la señora Julia, que tenía una balconada prácticamente de cristal.
No sé hasta cuando la tuvo abierta, pero calculo que cuando en la década de los sesenta, ya empezaron a llegar los tractores y demás maquinaria, la población de caballerías para las labores del campo, disminuyó tanto, que llegó un momento en que el negocio ya no era rentable y tendría que cerrar. Pero aún recuerdo, cuando bajando unas escaleras, llegabas a lo que era el taller, Allí estoy viendo colgadas alguna collera, cabezadas, cinchas, etc. etc.



Image Hosted by postimg.org
PELUQUERÍAS 

nº1.- Peluquería de Antolín Álvaro Ronda (1872-1944) 

nº2.- Peluquería de Felipe Álvaro Pascual (1908-1978), tuvo la peluquería en su vivienda, en la calle Redonda, en una especie de arco o callejuela, al fondo de la cual vivió también muchos años Clementino y Aureliana con sus hijos


nº3.-  Peluquería de Olegario Pascual Cejudo (1890-1957), tuvo la peluquería en la casa que hay un poco más abajo de ultramarinos de Isabelita, propiedad de Amador y Gerásima, hoy propiedad de los hijos. 


nº4.-  Peluquería de Demetrio Cejudo Pérez (1906-?), la peluquería la tuvo en su casa, en la calle El Campillo, justo donde confluyen esta calle y la que viene de la plaza. 


nº5.-  Peluquería de Alipio González Diez (1918-2002), en la casa siguiente a la del bar de Cándido Pascual. 


nº6.-  Peluquería de José Pascual Álvaro (1923-1973). "Pepito el herrero", tenía la casa y la peluquería en la calle que baja desde la casa donde vive Celina hasta la calle Bajera, a la derecha, y muy cercana ya a esta calle.



PELUQUERÍAS DE MUJERES:

nº1.- Inés Pérez, que ha tenido peluquería toda la vida, hasta que ya por la edad lo tuvo que dejar. Ha vivido en diferentes casas del pueblo. Ponemos en la fotografía una de ellas.


nº2.- Amparo Álvaro, la tuvo unos años, mientras estaba soltera, en la casa de sus padres. Al poco de casarse se trasladó a Burgos.

nº3.- Flora (Florita), también ha ejercido como peluquera toda la vida, y hasta hace unos años en que poco a poco lo fue dejando.

En la actualidad viene una peluquera de Baltanás al pueblo, a través de la Asociación de Jubilados.


Image Hosted by postimg.org
POSADAS

nº1.- La más cercana en el tiempo es la que siempre hemos conocido como posada o mesón, situada frente a la casa de Abilia y que se ve perfectamente en la fotografía, ya casa nueva hecha por Domitilo Pascual Pascual, hijo de los antiguos posaderos o mesoneros, Marcelino Pascual Alonso, fallecido el 3 de Noviembre de 1969, con 61 años de edad y su esposa Toribia Pascual Palomo.


Estos a su vez se la compraron a los antiguos dueños de esta posada, que murieron sin tener descendencia y que eran Leandro Palomo Álvaro, nacido el 8 de Diciembre de 1873 y fallecido el 3 de Mayo de 1940 a la edad de 66 años y de su esposa Clara Arnaiz Arnaiz, nacida el día 13 de Agosto de 1878 y fallecida el 3 de Mayo de 1947 a los 68 años de edad, ambos nacidos y fallecido en Espinosa de Cerrato.

La parte de abajo, la puerta gris que se ve y la ventana era todo un portón de madera, que daba acceso a un gran portal donde metían el carro de toldo que tenían. Detrás del portal estaban los pajares que lindaban con la casa donde vivió el cartero, señor Secundino.

Creo que en la placa que se ve en la mitad de la fachada pone “LA POSADA”. En esos tiempos venían muy a menudo los Serranos, así se les llamaba, con grandes carretas tiradas por bueyes y cargadas de madera, que las dejaban aparcadas en lo que hoy se conoce cariñosamente como “La Moncloa”, (enfrente casi de la casa que fue del señor Valentín y de la señor Gudelia. Hay unos bancos donde a determinadas horas se reúnen sobre todo personas mayores y allí celebran sus “consejos de ministros” tratando de arreglar los problemas de la nación. Es una broma cariñosa). Pues estos serranos y otras personas que venían a comprar pieles o a vender otras mercancías se quedaban en esta posada y en la que también a continuación vamos a describir.

nº2.- Las posada del señor Máximo Bravo Santos, nacido en Espinosa el 25 de Enero de 1905 y su esposa Victoria Pérez Pérez, nacida el 17 de Noviembre de 1906 y fallecida el día 10 de Febrero de 1988 a la edad de 81 años. Tenían la posada en frente del molino de la Balsa y ocupaba los que se ve en la fotografía, en cuyo terreno los hijos han construido viviendas, que es lo que se ve actualmente.


Pues como decía anteriormente a esta posada vendrían también los serranos, los pellejeros, que venían a comprar pieles, los aceiteros, a vender sus buenas cosechas de aceite, etc. etc.

nº3.- Otra posada de la que hablan sobre todo las personas mayores es la que estaba situada en todas las casas que se ven en la fotografía que se adjunta y que daría la vuelta por la subida de la calle del Infierno, hasta la casa en la que en la actualidad vive Vicente y su esposa Severina.
Todas estas casas construidas “recientemente”, aunque algunas tengan ya sus años, conformarían la posada de la que eran dueños mis tatarabuelos, Domingo Arnaiz Perez y Luisa Fuentes Alonso y bisabuelos a su vez de los propietarios de las casas actuales.



Luisa Fuentes Alonso se quedó viuda y contrajo segundo matrimonio con Jose Alvaro Pinillos, abuelos entre otros de Sergio y por lo tanto bisabuelos de Teodomiro, también entre otros.
Debió de ser en su día una posada bastante grande, con buenos establos para las caballerías, así como buenso aposentos para los que se alojaran en dicha posada.


Por otra parte Cesar Vital nos envia esta información:
En las letras que te puse el otro día, se me olvidó decirte que en el capítulo de Posadas, faltaba el de Hospedajes. Mis padres siempre tuvieron lo que llamaban pupilos, y eran los maestros y en ocasiones el cura y el secretario, así como los viajantes que llegaban a Espinosa, el afilador, cazadores... y los diversos representantes de comercio que pernoctaban una noche en el pueblo. Todo esto en una etapa aproximada de 1954 a 1972 que dejan el pueblo y se trasladan a Palencia.

Image Hosted by postimg.org
HORNOS-PANADERÍAS 

nº1.- Maximino Arnaiz Álvaro (1889-1962), doblando la esquina, frente al comercio de Rosa y Florencio.


nº2.- Gonzalo Pinillos López (1926-2015), en el mismo sitio que el anterior.
nº3.- Sérvulo Pascual Pascual (1936-1985), y Eulalia de la Fuente Ronda en la última casa que hay a la derecha, dirección Villafruela y en la actualidad vivienda de Eulalia de la Fuente. 



nº4.- Porfirio Pascual Arnaiz (1887-1963) y Manuela Arnaiz Alvaro (1889-1967) tuvieron durante bastantes años un horno en la calle que va desde lo que fue muchos años la posada hasta la salida en frente de la casa de Isidoro. Casa en la que posteriormente tuvo Isaac y Manuela las vacas.

      Finalmente añadir en este apartado que en diferentes partes del pueblo se ha vendido pan que durante muchos años ha servido Belarmino de Royuela de Río Franco y últimamente de Santa María del Campo.



Después de poner todo lo que antecede, de leerlo y reelerlo, notaba como que faltaba algo que poner en este apartado y después de darlo muchas vueltas caí en lo que era y no me resisto a hacer alguna mención sobre ello.
Me refiero a los hornos que en muchísimas casas había para hacer el pan cada familia. La recuerdo a mi madre preparando para hacer la masa: echaba la harina, sal, la cantidad que consideraba que tenía que ser, un trozo de levadura ya fermentada de veces anteriores y finalmente agua, que se iba echando poco a poco y se iban envolviendo todos los componentes hasta conseguir una masa compacta.

Se estaba bastante tiempo batiéndola, con los puños cerrados, hasta que ya consideraba que estaba esta faena terminada. Lo dejaba en una artesa y lo tapaba bien con mantas o sábanas para que con el calor la masa fermentara bien y levantara. Se calentaba bien el horno con leña.

Cuando consideraban que tenía la suficiente temperatura, barrían bien el interior del horno y con una vara y un trapo húmedo limpiaban la ceniza que hubiera quedado para tratar de dejarlo lo más limpio posible. Partían la masa en trozos, más o menos grandes según se quisieran hacer las hogazas de uno o de dos kilos, los daban forma de hogaza redonda, hacían unos cortes con el cuchillo para formar lo que después llamábamos el “corrosco” y lo metían en el horno.
También hacían tortas y alguna figurita para los niños, unas en forma de paloma y otras de diferentes maneras. Terminada la cocción del pan, lo sacaban del horno, lo dejaban enfriar y a colocarlo en una especie de balda, donde aguantaba hasta dos semanas o más en perfecto estado y no se quedaba duro al día siguiente como pasa ahora con esto que nos venden que dicen que es pan. En el resto de las familias repetirían estos mismo pasos para elaborar su pan.

Finalmente y para terminar con este apartado y porque así nos lo ha recordado Graciano de la Fuente, hacer mención al horno de Macario, como así le llama. Este horno situado al lado de la Posada, a la que hemos hecho mención en otro apartado, siempre fue del señor Fidel y de la señora Sergia y hoy de las nietas. A pesar de que lo utilizó bastantes años el señor Macario, y posteriormente Claudiano para hacer los asados de lechazo, dudo que Macario llegara a hacer pan en el mismo.


Sí hizo pan en él la señora Amadea pero para consumo familiar, quizás le llegó a utilizar también en este sentido Macario, pero como digo no me consta y nadie me asegura que hiciera pan para vender a los vecinos de Espinosa.
De cualquier manera queda constancia de ello.


ecoestadistica.com